Relato 50 - El anfitrión

 

El Anfitrión

Aquél mundo hostil en el que despertó, no se parecía en nada al que recordaba.

La tenue luz del alba se filtraba por las ventanas anunciando un nuevo día.

Aún aletargada por la anestesia y el dolor punzante que le atenazaba las piernas trató de incorporarse.

Sudando y entre sollozos logró ponerse en pie, comprobando que seguía en la habitación donde, la noche antes, habían tenido lugar aquellos extraños sucesos.

Comprobó asustada que la marca grabada a fuego en su brazo izquierdo aún le quemaba. Harían falta muchos días para que su herida cicatrizase y tras el dolor, solo quedase en su cuerpo un sello infecto que corroborase los abusos.

Recordó entonces, en vividas imágenes que irrumpieron en su mente cuál obsesión, los seres viscosos que en la noche se habían deslizado en el interior de su cama.

Agarrándola con una fuerza sobrenatural por las piernas, sobrevoló ciudades fantasma entre gritos de auxilio.

Lo siguiente que podía recordar, era estar postrada en una improvisada mesa-camilla en un quirófano insólito de luces blanquecinas y que, como venidos de otro mundo, diminutos puntos negros recorrieron su joven cuerpo.

Recordó el olor, a sangre y estiércol. Recordó el miedo y la suciedad.

Aquellos seres de otra civilización, ataviados con máscaras, la habían sometido a una macabra operación. La observaban impávidos con sus gigantescos ojos negros, sus cabezas calvas, tocándola con sus larguísimas extremidades.

Algo ajeno fue introducido en su cuerpo dormido por la anestesia.

No sintió dolor, solo una sensación de invasión desconocida.

Sintió nauseas y un deseo de muerte inminente. Pero cuando aquella agonía cesó, sus párpados se cerraron como inducidos por una fuerza externa.

Se palpó asustada el vientre y entonces lo comprendió. Aquello no iba a desaparecer así como así. No solo le quedaría de aquella experiencia una terrible marca en el brazo izquierdo.

Tenía en sus entrañas al portador de una nueva era, al mesías, a la futura raza sobre la tierra.

Una vida alienígena crecía en su interior.

Consulta la comparativa de eReaders en Español, más completa de internet.

Podría interesarte...

También en redes sociales :)